Hemeroteca

Recopilación de artículos gastronómicos, propios y de prensa.

Vinocollage: pasión por los productos de nuestra tierra

Mikel Corcuera
29.10.2016
Vinocollage: pasión por los productos de nuestra tierra

Artículo de Mikel Corcuera (Premio Nacional de Gastronomía 1999) publicado en la sección "Gastroleku" de Noticias de Gipuzkoa el día 28.10.2016

                                                            Publicado por Juan Manuel Garmendia

=====================================

EL CONGRESO DE SAN SEBASTIÁN GASTRONOMIKA ACOGIÓ ESTA INUSUAL CATA DE VINOS ARTÍSTICA E INTERACTIVA EN LA QUE TIENEN CABIDA LAS VIANDAS MÁS EMBLEMÁTICAS

Pasó, sin pena ni gloria, el Congreso San Sebastián Gastronomika, que con el paso de los años se empieza a convertir en una cita anual en la que se repiten los esquemas de las pasadas ediciones en una especie de copy-paste en el que, cada vez que se reproduce el original, la copia va perdiendo nitidez y calidad, adquiriendo un tono más bien desenfocado y borroso. Algo que obliga a la reflexión.

Eso sí, no se puede negar que el Congreso del Kursaal sigue siendo un importante punto de encuentro entre cocineros y profesionales de la hostelería, entre parrilleros y somelieres, entre jefes de sala y periodistas... Y a lo largo de los cuatro días durante los que se ha desarrollado, ha habido algunos momentos intensos, interesantes y originales. Y ya que hemos mencionado la originalidad, uno de los momentos más auténticos vividos en el congreso fue la cata-experiencia Vinocollage, una "cata de vinos artística" como nos la había definido muy escuetamente Mikel Garaizabal, el enólogo-bodeguero vizcaino que dirige el montaje en cuestión.

Mikel y su equipo, compuesto por sus dos hermanos, Gotzon y Ander, y dos grandes amigos (Peru Madalena y Sonia Villamor) se sueltan la melena, se desinhiben completa- mente y liberan a su niño interior en un espectáculo que consiste, grosso modo, en un divertido juego interactivo que nos hace recorrer la esencia del vino y, por ende, de la gastronomía de Euskadi, conociendo, contemplando, oliendo y catando sus productos más emblemáticos.

Tienen mérito, mucho mérito, Mikel y su sensacional troupe, por- que no paran quietos durante la hora larga (casi hora y media) que dura el espectáculo y no bajan la guardia ni pierden la sonrisa ni un nanosegundo. Los inquietos presentadores-actores-animadores hablan, cantan, bailan, pintan, comen, beben, sacan fotos, interactúan con el público y no paran de reír a lo largo de un espectáculo del que, a veces, parece apoderarse la anarquía pero que, no nos engañemos, está muy pero que muy bien medido.

Mikel no oculta ni por un instan- te la pasión que siente por los pro- ductos de su tierra. "En Euskadi producimos muy poca cantidad pero mucha calidad", afirma, entre otras muchas cosas, hacia el final del espectáculo. Y es que entre pitos y flautas y casi sin ser conscientes de ello, los asistentes dan cuenta de una impresionante cantidad de pro- ductos, a saber: txakoli de Gipuzkoa, txakoli de Araba, txakoli de Bizkaia, cerveza artesana de Gipuzkoa, cerveza artesana de Bizkaia, sidra de Astigarraga, vino de la Rioja Alavesa, antxoas en salazón y cogote de bonito en aceite de oliva del Cantábrico, piparras encurtidas de Ibarra, jamón de Basatxerri, sal de Añana, aceite de oliva virgen extra de la Rioja Alavesa, queso de Idiazabal ahumado y sin ahumar, dulce de manzana y mermelada de Mutriku, yogur de Goenaga y pan... A lo tonto y sin darnos cuenta, un auténtico festival de producto autóctono en el que nos encontramos -y es que el mundo es un pañuelo- por segunda vez en muy poco tiempo con las cervezas artesanas elaboradas por la casa Urban Beer de Bizkaia, cuya última creación, la cerveza Ama, ideada para Alzola Basque Water, fue comentada en esta sección la pasada semana.

Y lo más alucinante es que a Mikel le da tiempo a explicar y hacer sentir visual, olfativa y gustativamente todos y cada uno de los productos mientras Gotzon va pintando un lienzo, Sonia y Peru vacilan al respetable y Ander nos acaricia los oídos con unos oportunos y evocadores versos rapeados, cantando y envolviendo a todos los asistentes con su cautivadora y melodiosa voz. Al final nadie se queda sin disfrutar en Vinocollage, un señor Espectáculo, con mayúsculas, en el que es incomprensible, una pena, que queden no pocos huecos sin llenar. Debería organizarse de forma que no quedara silla vacía porque la mayoría de los presentes en los Kubos hubieran disfrutado, y mucho, con el show de los Garaizabal y compañía.

Esperamos volver a disfrutar de este alarde de sabiduría y sabor que constituye Vinocollage, y nos permitiremos soñar con un futuro espectáculo que aumente el ámbito geográfico, porque sería una gozada, una auténtica gozada, ver a Mikel y los suyos añadiendo al lote una copa de vino de Navarra, otra de Irulegi, un poco de txistorra de Arbizu, un par de piquillos de Lodosa, un bocado de pastel vasco relleno de mermelada de cerezas de Itsasu... En suma, ¡un collage mucho más completo y sabrosón.

Colaboradores
Gobierno Vasco MRW Hotel de Londres Vichy Catalán Hazi Autocares Díez