Hemeroteca

Recopilación de artículos gastronómicos, propios y de prensa.

Las castañas, fuente de inspiración

Juan Manuel Garmendia
24.10.2022
Las castañas, fuente de inspiración

El Orfeón de la castaña de la sociedad Gaztelubide tomó su nombre de este fruto, a pesar de que la rápida imaginación de muchas personas se pase con demasida facilidad a otra clase de “castaña”, mucho más líquida.

En sus inicios los miembros de Gaztelupe se reunían en la sociedad para preparar y comer castañas. Cantaban para amenizar la tarea.  Como rápidamente se dieron cuenta de que cantaban bastante bien, decidieron crear un coro con el nombre de este fruto. En 1934, a raíz de la escisión de la sociedad Gaztelupe, se crea Gaztelubide y el Orfeón pasa a la nueva sociedad, Gaztelubide. El 21 de diciembre de 2023 cumplirá su primer siglo.

 

 

Para mí las castañas son una fuente de inspiración. De niño mi hermano y yo íbamos con mi tío Inaxio al caserío Agarre (el caserío de los tíos Martín y Carmen en Itsasondo). Martín e Inaxio eran hermanos de nuestro padre, Julián. Cuando llegamos enseguida nos poníamos manos a la obra. Cortábamos una pequeña esquina a todas las castañas para que no se deshicieran tanto. Una vez terminada esta tarea, echábamos todas las castañas al tamboril, y las poníamos sobre el fuego. Mi tío hacía el fuego en la sótano, en una esquina que había junto a la escalera.

Pronto se escuchaban los “tiros” causados por el fuego, esperábamos allí a que nuestro tío nos dijera que las castañas ya estaban asadas. Entonces nos dirigíamos hacia la casa de los tíos Inaxio y Lorentxa. Eso sí, nosotros íbamos siempre unos metros por delante de mi tío para disuadir a los voluntarios que pudieran aparecer en el camino para “aliviar” la carga. Una vez en su casa, comíamos una buena castañada familiar. Por eso, según la costumbre, cada año compro unas dos veces las castañas a un vendedor callejero. Siempre me acuerdo de mi tío Inaxio cuando las compro.
Castaña arriba y castaña abajo... La castaña es el fruto que en otro tiempo ha saciado el hambre de los pueblos de Europa, Asia y América. Se puede preparar de muchas maneras (cocida, asada,...) e incluso comer cruda.

Los pueblos que no tenían acceso a los cereales la han utilizado para hacer harina. Es la fuente ideal de hidratos de carbono. Hoy en día, en repostería, los preciados Marron glacé (castañas confitadas) son ejemplo de ello. Las gastronomías de Francia e Italia cuentan con numerosas recetas Marron glacé. Cocineros españoles y portugueses están impulsando el consumo de la castaña.

Es un postre de éxito y un ingrediente imprescindible de algunas salsas. La salsa de castaña es un acompañamiento apreciado de los estofados de jabalí o ciervo. La carne de caza y la salsa de castañas son un maridaje perfecto que pide un vino tinto fuerte.

Y no hay que olvidar que, de niño, y no de tan niño, los “aires” que provocan la digestión de las castañas son motivo de risa y carcajada.

* Fotografía de las castañas: Jaime Rey.

Colaboradores
Gobierno Vasco MRW Hotel de Londres Vichy Catalán Hazi Autocares Díez
pornobed.orgscat-japan.combdsmhd.orgwatchbdsm.net