Hemeroteca

Recopilación de artículos gastronómicos, propios y de prensa.

Ama: una cerveza urbana para el agua más rural

Mikel Corcuera
22.10.2016
Ama: una cerveza urbana para el agua más ruralPatxi Casal, gerente de Alzola Basque Water con Iñigo, de Urban Beer, creador de la cerveza Ama. Foto: Ondojan.com

Artículo de Mikel Corcuera (Premio Nacional de Gastronomía 1999) publicado en la sección "Gastroleku" de Noticias de Gipuzkoa el día 21.10.2016

                                                            Publicado por Juan Manuel Garmendia

*****************************************

EL PASADO MES DE SEPTIEMBRE FUE PRESENTADA LA PRIMERA CERVEZA ELABORADA EXCLUSIVAMENTE CON AGUA “DE BALNEARIO”, DE ALZOLA BASQUE WATER

El pasado 28 de septiembre, una curiosa reunión tuvo lugar en el singular y encantador emplazamiento del barrio de Alzola, en Elgoibar. Hasta allí se desplazaron varios miembros del cuerpo consular de Bilbao, así como algunos representantes del Athletic de Bilbao, la Asociación contra el Cáncer de Gipuzkoa y algunos (pocos) medios de comunicación. El motivo de la reunión era dar a conocer a los presentes la intención por parte de Aguas de Alzola (actualmente denominada Alzola Basque Water) de postular a ser declarada “Mejor agua del mundo”. Más de un lector o lectora pensará que qué mejor que un público bilbaino para una declaración de tan altos vuelos, y razón no le faltará, pero a lo largo de la exposición de sus intenciones y los motivos que les han llevado a aspirar a ser considerados el mejor manantial mundial, Patxi Casal, actual gerente de la empresa y también (qué cosas) natural de la capital vizcaina, dejó claro que el objetivo de ser declarada mejor agua del mundo va más allá de la fanfarronería o la simple bilbainada.

Desde la fundación en 1801 del balneario de Alzola, que estuvo en marcha hasta la década de los 70 del siglo XX, el agua que aflora entre Elgoibar y Mendaro fue objetivo de innumerables análisis que llevaron ya en su día a afirmar a prestigiosos médicos que dicha agua era “insustituible” para el tratamiento de afecciones de los riñones y otros males como la gota y el reuma, entre otros. El motivo no es otro que la equilibrada y adecuada composición mineral de este agua, que cada año renueva el certifica- do de “pureza original”, algo que muy pocas aguas del mundo hacen o pueden hacer. El agua de Alzola cuenta para ello con el privilegio de brotar merced a un gigantesco filtro natural, una laga de roca caliza cuya punta se encuentra a 1.008 metros de altura, en la cumbre del monte Izarraitz, y que llega hasta el subsuelo del balneario (para que se entienda bien el concepto de “laga”, Patxi Cuesta lo comparaba a una cuña de queso cuya punta estuviera en la cumbre del Izarraitz y su base en Alzola). Esta roca caliza recoge el agua de lluvia que cae en la cima del monte y la filtra de forma natural, haciéndola brotar en el manantial de Alzola. El pro- ceso dura nada menos que 25 años. Como afirma Casal, al abrir y con- sumir una botella de agua de Alzo- la, deberíamos preguntarnos:“¿Qué estaba yo haciendo cuando este agua fue recogida por la tierra, hace 25 años?”

Curiosidades y anécdotas aparte, la petición para ser declarada “mejor agua del mundo” sigue su curso, como iniciativa de Ana Isabel Escriche, bloguera catalana muy vinculada a la casa guipuzcoana que puso en marcha el proceso tras comprobar que nadie lo había intentado anteriormente. Ahora, además de su calidad y pureza, ampliamente demostradas, Alzola debe cumplir otras dos condiciones: ser socialmente activa y beneficiosa, y mantener un compromiso medioambiental claro. La primera condición la llevan practican- do mediante su colaboración desinteresada con organismos como la Asociación Contra el Cáncer de Gipuzkoa o los Donantes de Sangre de Bizkaia, así como con novedosas campañas para la creación de empleo local, y la segunda, cumpliendo a rajatabla todas sus obligaciones industriales y económicas en materia medioambiental e impulsando campañas mediáticas innovadoras y originales en favor del reciclado y la reutilización. La casa de aguas guipuzcoana cuenta con un año para incidir en esos compromisos y acceder, con todas las de la ley, al mencionado nombramiento.

El pasado día 28 era, por lo tanto, un día de fiesta y esperanza en Alzola. Patxi Casal y el responsable de comunicación de la empresa, Asier Zabarte, querían contagiar su entusiasmo y alegría al público asistente, y qué mejor para ello que apelar, como buenos vascos, al estómago. Así, tras mostrar a los presentes el manantial original de Alzola y hacer país dando a catar al público las otras dos aguas vascas (Insalus y Betelu), fue servido un excelente lunch a cargo de la casa Bokado que fue precedido de una agradable sorpresa: la presentación de Ama, la primera cerveza elaborada exclusivamente con agua “de balneario”.

Ideada por la casa vizcaina Urban Beer y elaborada al 100% con agua de Alzola, Ama es una cerveza potente, oscura, casi negra, que en nariz y en boca ofrece innumerables matices a regaliz, canela, chocolate, aceite de oliva... Una cerveza sabrosa y consistente, especialmente indicada (entre otras cosas debido a su potente graduación que supera los 10°) para comer, pudiendo ser una genial alianza para acompañar pla- tos de carne, guisos, quesos fuertes... o para ser consumida como copa al término de una comida. Sea como sea, Ama cautivó a los presentes, que fueron obsequiados nada menos que con un magnum del líquido elemento y, aunque en un principio no se preveía su comercialización, los responsables de Alzola prefieren no afirmar si esta cerveza será flor de un día o si, al igual que el agua que la compone, su recorrido durará como mínimo un cuarto de siglo. Brindamos por esa opción, desean- do a Ama y a la actual línea de Alzo- la una larga vida.

Colaboradores
Gobierno Vasco MRW Hotel de Londres Vichy Catalán Hazi Autocares Díez