Eventos

Todas las actividades (viajes, capítulos, conferencias, etc.) realizadas por las diferentes Cofradías a lo largo del tiempo.

JAVIER GRACIA: Adios con gratitud....y alguna propuesta

JAVIER GRACIA: Adios con gratitud....y alguna propuesta

  Artículo de Javier Gracia Léria publicado en "La Rioja" del 28 de enero 2016

Ser gran maestre de la Cofradía del Vino de Rioja no es un honor ni un título cualquiera. Y me siento honrado de haber portado tan noble insignia por las tierras de aquí y de allí. Haber representado al vino de Rioja ha significado esfuerzo, pero también mucha satisfacción. Amigo de tantas otras cofradías gastronómicas y vínicas nos han recibido con afecto y a veces con veneración. Por lo que es y lo que significa el vino de Rioja. Nuestro objetivo primordial ha sido difundir el valor en sí y por sí mismo tiene el vino de Rioja, por tantos conocido y valorado, elogiado y querido. Es tarea fácil ser su pregonero, porque allí donde lo representas, eres bien recibido y abrazado.

Han sido diez años fructíferos de muchas actuaciones y satisfacciones. Actuaciones que no hubieran sido posibles sin la ayuda y colaboración de muchos. A ellos debo mi agradecimiento y sincero reconocimiento. Sea mi primer recuerdo agradecido para los colaboradores de la Junta de Altos Dignatarios que me han arropado y asistido. Y por extensión, mi explicita e inevitable gratitud especial hacia los cofrades, hermanos de número, de mérito, de honor, de esta Cofradía.

  La Junta de Altos Dignatarios de la Cofradía hace un mes

Vaya también mi agradecimiento hacia las instituciones de nuestra tierra que colaboran regularmente con la Cofradía. Pero mi gratitud está empañada con una cierta insatisfacción. Al Gobierno de La Rioja siempre hay que agradecer su segura colaboración a través de la Consejería de Agricultura y generosa aportación de vinos institucionales de La Grajera. También debemos agradecer la colaboración de la Denominación de Origen Calificada Rioja, máximo órgano de control y presentación de nuestros vinos. Pero de él siempre seguimos esperando, como hermanos menores que somos amantes del vino, un mayor reconocimiento y apoyo. Alguien debiera intuir el potencial difusor de imagen que, al menos en el ámbito nacional, atesora la Cofradía. Estoy convencido de que en un futuro próximo alguien acabará apostando por la Cofradía y patrocinará sus actuaciones públicas con más entusiasmo que actualmente.

Si de verdad Logroño es la capital del Rioja, no se entiende fácilmente la ausencia total de colaboración entre el Ayuntamiento y la Cofradía. Es más, por amor al vino, es de lamentar la escasa atención que se presta al esoterismo en nuestra capital o la ineficacia con que se trata al Centro de la Cultura del Rioja, que sería la envidia de cualquier ciudad de España. La Cofradía podría ser adecuado instrumento colaborador, si desde el Ayuntamiento se decidiera situar la cultura neológica en el lugar que reclaman nuestra economía y nuestras gentes.

Desde su fundación hace 33 años, no se ha logrado transmitir a las instituciones públicas y privadas de esta tierra que, más allá de su esencial significado como entidad interesada y voluntariado dedicada al vino por amor, la cofradía puede ser también el mejor escaparate y estandarte del vino de Rioja, vino que la expresión cultural por excelencia de nuestra tierra, a la vez que el motor excepcional de nuestra economía regional. Nuestras instituciones no pueden permitirse desperdiciar la energía irónica de la Cofradía del Vino de Rioja. Más allá de la colaboración económica siempre insuficiente, se hace necesario un mayor patrocinio y apoyo institucional. Junto a mi agradecimiento quede mi  propuesta.

No sin razón habló el poeta de las tristezas de la despedida. Pero sin duda los pesares son menos, si se logra encontrar el momento adecuado. Y ésta, sitiando con alma de vino, puede ser época de calma serena, cuando las últimas uvas empiezan a ofrecer los jóvenes vinos de su última vendimia y cuando todavía las vides reposan en los viñedos tras su reciente poda. También en nuestra cofradía, como en nuestros campos, para que se puedan generar nuevos y prometedores vinos, conviene la renovación de brotes y sarmientos.

Hasta siempre. Hoy me siento orgulloso de ser un cofrade más entre los cofrades de la Cofradía del Vino de Rioja.

Publicado por Juan Manuel Garmendia

Colaboradores
Gobierno Vasco MRW Hotel de Londres Vichy Catalán Hazi Autocares Díez